<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\07510484434\46blogName\75Are+you+talking+to+me?\46publishMode\75PUBLISH_MODE_BLOGSPOT\46navbarType\75BLACK\46layoutType\75CLASSIC\46searchRoot\75http://areutalkingtome.blogspot.com/search\46blogLocale\75es_ES\46v\0752\46homepageUrl\75http://areutalkingtome.blogspot.com/\46vt\0752539926830287541655', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

jueves, junio 08, 2006

Por un puñado de nada



El vídeo de Benny es una peli bastante interesante que habla del podrido mundo en que vivimos, y de cómo las sociedades occidentales están cada vez más insensibilizadas hacia todo aquello que no sea su propio bienestar (conseguido la mayoría de las veces a costa del "malestar" del resto).

Al mismo tiempo que en la civilizada Austria Benny disfruta de una vida con todas las comodidades (y con él todos nosotros), en muchos otros sitios, como el mísero Egipto que visitan la madre y su hijo cuando se van de viaje, malviven personas que están a la espera de morirse de hambre, de enfermedad o de cualquier otra cosa. La idea, bastante bien relacionada, viene a ser que si al fin y al cabo nos importa tres cojones que se muera un negrito en cualquier país de cuyo nombre apenas hemos oído hablar, no tendría por qué importarnos demasiado que se muera una persona cualquiera elegida al azar, aunque la estemos viendo con nuestros propios ojos y no durante un par de segundos en el telediario. Personalmente no nos afecta más que la desaparición del dichoso negrito (o sea, 0), y esa falta de relevancia hace que en la balanza ya pueda pesar más nuestra simple curiosidad por ver a alguien morir que los escrúpulos a la hora de ejecutar el crimen en sí. ¿Es lógico o no?



Así las cosas, el bueno de Benny decide pasar a la acción. Al principio parece como que no es algo premeditado, que solo seguía sus impulsos. Pero claro, en cuanto a la víctima le da por yacer en el suelo como un cerdo agonizante, no hay vuelta atrás y lo único que se puede hacer es acabar el trabajo lo antes posible. El resultado: dos de los minutos más impactantes que servidor se haya echado a la cara.

Es interesante el modo en que se recalca que Benny lo tiene todo y que su acto amoral es únicamente por diversión, porque este es el punto que siempre intentan pasar por alto (o incluso falsear) quienes tienen el trabajo de aborregarnos. Benny no es un loco, al menos no en el sentido habitual: es cualquiera de nosotros, cualquiera al que este mundo actual haya educado en la idea de que debe velar por sus propios intereses sin preocuparse de los demás. Benny es aquellos tres chicos de buena familia que sin motivo aparente quemaron viva a una vagabunda (¿sin motivo? ¡huevos! ...porque podían hacerlo...). Hasta ese extremo hemos llegado, o eso piensa Haneke (piensa él, y además hechos como el de la vagabunda asesinada parecen empeñados en darle la razón).



En fin, que eso está bien formulado en la película, pero a partir de ahí ya me parece que empieza a desbarrar pretendiendo dar, en su afán aleccionador, unas actitudes a los personajes que no se sostienen del todo. Primero la (excesiva) parsimonia del chico después de haberla matado, que es evidente que se recalca a propósito para reforzar el discurso de la película. Y segundo, y mucho más sangrante, el absurdo comportamiento de los padres, que ven como su hijo se ha convertido en un asesino y ni le echan una bronca. Vale que se puede sobreentender que todo el cabreo de los padres esté omitido por ser irrelevante y para saltar inmediatamente a lo importante (el hecho de que decidan ocultarle y protegerle por el mero hecho de ser su hijo), pero a mi ver ese es precisamente el problema. En su afán de resaltar el comportamiento hipócrita, irresponsable e inhumano de los padres, Haneke se salta una parte importante para la credibilidad de la película, y al omitirla está al mismo tiempo exagerando de un modo grosero ese comportamiento que decía antes. Pasan de ser unos personajes creíbles a unos personajes que han sido forzados a convertirse, por obra y gracia del director, en un mero vehículo de la filosofía que este pretende exponer.

Y es que a partir de ahí la película se resiente. También porque se le ha acabado ya lo más importante que tenía para contar (aunque queden un par de escenas interesantes acerca del disgusto reprimido que siente la madre para con el hijo), pero bueno.

En definitiva, la idea y el planteamiento de la película están muy bien, pero luego el desarrollo quizás entre en lo tendencioso. Y, por qué no decirlo, tampoco resulta ni la mitad de atractivo que el de otras pelis de Haneke verdaderamente apasionantes como puedan serlo Cache o Funny games.

domingo, abril 23, 2006

Lo de siempre

viernes, marzo 10, 2006

Gasset y Días de cine






Una de las más falsas, estereotipadas y peores películas de las últimas décadas.
De largo el peor de los films que optaban al oscar.

La antítesis de lo que es incitar al pensamiento.

Activismo social de pacotilla y mensaje de galleta de la suerte.

Hace parecer sutil a Spike Lee.

Le va de maravilla a Hollywood para seguir tocándose el ombligo.

domingo, marzo 05, 2006

Noche de oscar

Ocasionalmente me ha dado por pensar que varias de las nominadas a mejor película de este año eran más bien flojas, pero creo que antes había olvidado repasar un poco como habían estado de hecho estos premios en los últimos años.



Por ejemplo: de entrada yo me quedo con Brokeback mountain, que me parece no solo la mejor de las cinco candidatas (¿con diferencia?) sino también la favorita para ganar. Quitando ésa, solo veo verdadera competencia en Munich. Que no es mi película preferida ni mucho menos, pero hay que reconocer que sí es mucho más adulta de lo habitual en Spielberg (comentario este que se vuelve menos válido a cada año que pasa, por cierto), y que además está muy bien hecha. Una vez ha pasado un poco el meollo de la película se queda sin saber muy bien como terminar, pero lo anterior (sobretodo la parte en que van cepillándose a los árabes uno a uno) es a ratos exquisito. Y que tanto judíos, como árabes, como agitadores de la COPE, la hayan puesto a parir, es un mérito nada desdeñable.



Pero después...¿qué queda? Buenas noches y buena suerte, la politizada película de George Clooney que destaca sobretodo por su espíritu crítico, a mí me decepcionó. Ya iba un poco con la mosca detrás de la oreja después de aburrirme con su debut detrás de la cámara (y la verdad, eso de conseguir aburrirme con una película escrita por Charlie Kaufman es todo un hito de momento), y lo visto solo hizo que confirmar mi mal presentimiento. Se trata de un producto hecho con mucho esmero, que (se nota) estaba pensado para televisión, y posiblemente muy sobrevalorado en base a la clásica cantinela de que... es George Clooney, es una película de izquierdas, en blanco y negro, etc, etc. No me gusta nada adscribirme a los tópicos, pero en este caso tengo que soltar aquel de que cuando lo que se destaca de una peli es la fotografía es porque no hay nada mejor que destacar. Y a mí, los claroscuros de David Strathairn fumando me la traen floja, la verdad.
Luego es verdad que parece muy rigurosa, y que el retrato del protagonista acierta a ser lo bastante neutro, pero para mí también es demasiado frío. Es una película en la que ni nos cuentan las cosas que ocurrieron en aquella época (todo lo más un par de pesados parlamentos del McCarthy auténtico), ni nos cuentan una "historia" en el sentido habitual de la palabra, con personajes, sentimientos y demás. Solo el día a día de algunas de esas personas, y el "ambiente" que se viviría en ese momento. Que no es poco, ojo...pero (para mí) insuficiente como para llegar a donde ha llegado.



La siguiente en discordia es Crash, la película de Paul Haggis que parece querer recopilar lo menos bueno y lo más gratuito del peliculón cuyo guion firmaba ese mismo señor en la pasada edición (y que a la postre se llevó a casa los premios más importantes). Esta enésima repetición del tema de la insensibilización en las grandes ciudades vuelve a usar también a la gigantesca L.A. como idóneo conejillo de indias (tanto por la extensión, como por la diversidad de razas, el nivel de incomunicación, etc). Y es entretenida y divertida, sí, pero no duda en convertir a sus personajes en caricaturas (hasta extremos de hacer reír a los que veían la película, con eso de que todos y cada uno de ellos se comporten de manera racista justo en la escena siguiente a haber recibido ese mismo trato por parte de otro personaje...) ni tampoco en incluir las previsibles moralinas que posiblemente constituyan lo más burdo de todo el conjunto. El colmo ya lo pone pensar que las obras magnas de Robert Altman y Paul Thomas Anderson, obvios precentes (y muy muy superiores) de esta historia angelina, no llegaron siquiera a entrar en la pelea.



A Truman Capote la dejo al final porque no creo que merezca otro trato. Ejemplo clásico de película digna, y que se toma en muy en serio lo de no trivializar al personaje que describe (cosa que se cumple en muy pocos biopics) es sin embargo un producto frío, apagado, que apenas cuenta nada. Ni la vida de Capote, ni la historia de esos asesinos y las circunstancias que les llevaron a esa situación, ni lo que es el proceso de escribir un libro, ni nada. Paradójicamente, de todas esas cosas ya hablaba un poco la desordenada pero en realidad muy superior adaptación que hizo Richard Brooks en 1967 de la novela de Capote. Así que menos sentido aún le veo a esta película tan correcta y tan carente de alma, que parece tener como mayor motivo el lucimiento de Philip Seymour Hoffman (y por lo visto no de los otros actores, cuyos personajes aparecen y desaparecen de la película sin que a nadie le importe un comino).


Entonces, la pregunta después de tanto rollo es: ¿Está la cosa realmente peor que otros años?
Pues no. Seguramente no, porque al fin y al cabo las 5 películas tienen su aquel en algún sentido. Y candidatas de otros años como Gladiator, Erin Brockovich, Una mente maravillosa, Gosford park, Las horas, Chicago o Seabiscuit no es que se puedan pavonear frente a las más flojas de este año. Además, se puede considerar que los criterios de selección se están modernizando un poco después de todo, viendo que una de ellas está protagonizada por homosexuales, otra va de judíos y árabes, otra es muy crítica con el gobierno y la prensa estadounidenses...etc.


Johnny y June

Echando un poco la vista hacia atrás para ver qué películas se han quedado fuera, la más evidente que se me ocurre es En la cuerda floja, el biopic sobre Johnny Cash que ganó el globo de oro. Yo me alegro de que así haya sido, de que este año hayan rechazado directamente la enésima aplicación de "la fórmula"...y eso que la película (¿sorprendentemente?) me gustó. Es francamente entretenida y las subtramas con June Carter y con el padre de Johnny no están mal, pero aún así pienso que hay que exigir mucho más (y sobretodo más imaginación) a una película para darle un premio.


El Expediente X de los oscars de este año

Luego tenemos a Match point (¿cómo ha podido quedarse fuera la chica???), a King Kong (que no parecería descabellada en la categoría de mejor película de no ser por las recientes atrocidades cometidas a favor de los dichosos señores de los anillos), El jardinero fiel, que es un thriller notable pero nada más, y al que para colmo le sobra un montón todo ese aspecto visual "modernillo" tan a la moda, o Una historia de violencia, posiblemente demasiado ajena al "modelo" que se suele premiar en Hollywood.

Desgranando las categorías una por una, tengo que decir que en la de mejor actor yo me quedaba con Joaquin Phoenix y su Johnny Cash. Seguramente Philip Seymour Hoffman esté mejor, pero me molesta que al fin vaya a conseguir su reconocimiento por un papel sobreactuado. Y el otro que luce muy bien es Heath Ledger, todo un descubrimiento (porque no me parece que ese tío tengo la misma capacidad que los otros) pero que al fin y al cabo se ha beneficiado de interpretar un papel tan sobrio y tan adusto. Lo de David Strathairn...es un buen trabajo, pero lo veo ya mucho más cercano a la fiebre que se ha desatado con Buenas noches y buena suerte. Es peligroso confundir la sobriedad o el minimalismo con el simple no actuar. Al otro, al negro, no le he visto.


Felicity junto a su marido, uno de nuestros actores favoritos

En la de mejor actriz parece que parte de favorita Reese Weatherspoon, en otro papel muy bueno y muy propenso a premios "populares" como el globo de oro. Se beneficia de que su personaje es cómico ante el público y tiene que gesticular mucho, pero yo me quedo antes con la Felicity Huffman de Transamerica, en lo que es un auténtico papelón no solo para parecer un hombre (en lo que influyen mucho rasgos+maquillaje) si no para dar vida a todo lo que sufre su personaje.

Los otros dos de interpretación pintan complicados. En mejor actor de reparto los cinco candidatos son vírgenes, aunque varios mereciesen haber llegado ya antes. La competencia la reduzco a Matt Dillon y Jake Gyllenhaal, en tanto que las nominaciones de los otros tres me parecen una auténtica bufonada (a George Clooney por engordar, a William Hurt por gastarle una broma a los espectadores, y a Paul Giamatti en un absurdo intento de compensar agravios de otros años). Para mejor actriz de reparto solo he visto a tres, y me quedo con la (muy) natural Rachel Weisz de El jardinero fiel. Michelle Williams tampoco desentonaba en su película, pero se trata de clásico papel llorón, y Catherine Keener es una actriz estupenda que nunca ha ganado, pero en este caso todo lo que hace es pasearse por la pantalla.


La gran perjudicada por todo el asunto

Los de guion vuelven a ser los más difíciles. Si a Woody Allen le ignoran en todo lo demás, no parece lógico que vayan a concederle un oscar en esta categoría, y el resto son más o menos las demás nominadas. Yo escogería a Woodyl, pero lo veo muy chungo. En mejor guion adaptado sobra para empezar Una historia de violencia, y entre las demás supongo que debería ganar Brokeback mountain o incluso Munich.

Con la fotografía y la música ya nos metemos en berenjenales más raros, pero en la primera yo votaría por Brokeback mountain. Contra eso, el cristalino B/N de Buenas noches y buena suerte, y el preciosista aunque somnífero anuncio de colonia de dos horas de Terrence Malick. En mejor BSO apenas tengo por quien apostar, pero sé que últimamente suele ganar el exotismo. Un sexto oscar a John Williams sería excesivo, así que me inclino por un premio al mexicano Gustavo Santaolalla (aunque su trabajo no sea tampoco de los que hacen historia) o incluso al españolito.

De las películas animadas solo he visto La novia cadaver y no me gustó, pero por pura lógica (Miyazaki ya ha ganado un oscar, Tim Burton nunca), será la triunfadora.

En fin, como hace mucho que me he cansado, ahí va una porra con lo que creo que puede pasar:

Mejor película: Brokeback mountain
Mejor director: Ang Lee por Brokeback mountain
Mejor actor: Philip Seymour Hoffman por Truman Capote
Mejor actriz: Felicity Huffman Por Transamerica
Mejor actor secundario: Matt Dillon por Crash
Mejor actriz secundaria: Rachel Weisz por El jardinero fiel
Mejor guion original: Buenas noches y buena suerte
Mejor guion adaptado: Munich
Mejor fotografía: Buenas noches y buena suerte
Mejor montaje: Munich
Mejor banda sonora: Brokeback mountain

Variaciones más probables....pues Munich como mejor película, George Clooney como mejor director (Dios no lo quiera), Reese Weatherspoon mejor actriz, Jake Gyllenhaal mejor secundario, Crash o Brokeback mountain mejores guiones, El nuevo mundo o Brokeback mountain mejor fotografía...

jueves, febrero 02, 2006

Caché

Caché es la primera película que veo de Michael Haneke.



En Caché, una familia recibe una cinta en la que se ve el portal de su casa grabado durante horas. Posteriormente, empieza a recibir cosas cada vez más preocupantes: llamadas anónimas, dibujos macabros, nuevas cintas que apuntan en una dirección determinada...alguien les espía y no saben lo que les va a ocurrir.

Caché es un thriller, y, igual que pasaba con Una historia de violencia, a la vez una excusa usada para tratar el rollo de siempre: que el mundo está podrido. Todos, incluso los más respetables, tienen cosas que ocultar. La mezquindad y la hipocresía están en la base misma de las personas, más incluso que las ganas de hacer las cosas bien. Cuando hay problemas la tranquilidad se convierte en miedo, la confianza en desconfianza, e incluso las familias aparentemente felices se resquebrajan como si tal cosa.

Lo curioso de Caché es que no solo es interesante por eso, si no que como película casi de terror es absolutamente angustiosa: te mantiene en tensión desde el primer al último minuto, y nunca mejor dicho en este caso. El motivo y la naturaleza misma de la amenaza son tan enigmáticos y se mantienen de un modo tan "poco espectacular" y a la vez tan cotidiano durante toda la película, que en cualquier escena aparentemente irrelevante, cotidiana, estás siempre esperando por lo que puede ocurrir en cualquier momento.

A partir de aquí, SPOILERS absolutamente contraproducentes si pensáis ir a ver la película:



El único inconveniente que tiene Caché es que si te la tomas tal como viene (sin interpretaciones "estrambóticas"), forzosamente vas a pensar que no llega a resolver el enigma que plantea. No solo eso, si no que te dará la sensación de que todo el misterio lo han usado de un modo un tanto tramposo para tenerte en vilo con algo que no es lo que cuenta la película en realidad.

Mi propia idea de la película es ésa, y a la vez un poco distinta. En la peli no se explicita quién es el que graba las cintas, pero...¿quién puede ser?

Haneke es quien las graba. Buscando motivaciones...¿a quién le interesa que se descubra el pasado del protagonista? ¿quién es el que busca enfrentarle a sus recuerdos y a su culpa? ¿quién podría guiarle, cual si fuese un "demiurgo" (como odio esta palabra) dentro del mundo ficticio que es la película, hasta la casa de la persona a la que fastidió cuando era pequeño?
...Nadie más que el propio Haneke. ¿Acaso no trata la película, (y es su verdadera motivación) de eso? De que todas las personas ocultan cosas, de la mezquindad, de la hipocresia, de la desconfianza... ¿Y no es verdad que nadie consigue ver al que graba aunque a veces lo tengan delate de sus narices?



Podría parecer que todo esto es lo mismo que decir que las cosas ocurren porque al guionista le salió de las narices, pero la diferencia sutil es que aquí Haneke se muestra en realidad como un personaje más de la película. O, dicho de otro modo, su función de ¿narrador? está tan integrada que es como si realmente fuese un personaje. Este fino hilo entre realidad y ficción (que se puede considerar genial, pretencioso, irrelevante o todo a la vez) también se deja ver en otros momentos de la película, como por ejemplo cuando juegan a confundirnos con las escenas que están en tiempo real y las que no lo están (grabaciones que ven a la vez los espectadores y los protagonistas de la película), rebobinando sobre lo que nosotros creíamos estaba ocurriendo en ese momento, y haciéndonos aún más partícipes del artificio.

De todas formas y a pesar de este punto en el que cojea un poco (mi interpretación sigue siendo eso, una interpretación), es una película fabulosa y arriesgada hasta el final, como en ese último plano que resume un poco el suspense de toda la película.

martes, enero 31, 2006

Los premios ONCE.


IN-CRE-Í-BLE





Best Performance by an Actor in a Supporting Role

William Hurt for A History of Violence (2005)




La lista completa de nominados, aquí.

sábado, enero 21, 2006

Brokeback Mountain

Depende de qué sea exactamente lo que se vaya esperando, la verdad es que puede costar un poco adecuarse a lo que luego uno se encuentra en esta película. Aunque al final compense sobradamente.

A mí en particular se me hizo duro al principio tragar la forma en que está estructurada, quizás porque no llega a haber una progresión en la historia de amor de los dos tíos después de lo de Brokeback (son más bien trozos y trozos de sus vidas a lo largo de los años, hasta tal punto que si ahora mismo pienso en la película no soy capaz de ordenarlo todo cronológicamente), pero también es verdad que luego eso mismo contribuye a darle un aire distinto a la película. Algo más relacionado con el paso de tiempo, y además...más austero, si cabe, más "natural", y menos orquestado en torno a lo que sería la típica historia de "amor imposible en medio de una sociedad intransigente" con los típicos episodios de "se conocen"/"nace la pasión"/"son felices por un tiempo"/"alguien les descubre"... etc...orquestados para manejar tus sentimientos sin piedad.
O no sé. A lo mejor nada de esto tiene ningún sentido y si solo trato de justificar que la película no tenga un clímax "al uso"...



En fin, el caso es que la película es preciosa igualmente. Tanto el prólogo a lo Marlboro como el posterior relato de sus vidas, siempre impregnado de desencanto, como el final de la película...es una demostración de hasta donde puede dejar poso una película, y sin usar estridencias de ninguna clase. La forma en que los dos vaqueros se enrrollan, temerosos de lo que hacen y provocándoles ese temor pasar de la pasión a la violencia en una de las escenas... La insatisfacción de sus dos matrimonios, y especialmente de la sufrida Michelle Williams (que también está muy bien)... El modo en que Jack es humillado por su suegro en la cojonuda escena del partido de fútbol... El tacto con que están tratados sus encuentros sexuales... Las noches a solas en medio de la montaña... La sequedad de la llamada de teléfono cuyo contenido no puedo desvelar... La escena (de lo más brutal de toda la película) en que Ennis se enfrenta al dolor que le producen todos sus recuerdos en forma de una chaqueta vaquera... y así podríamos seguir eternamente.

Por cierto, uno de los puntos débiles que me ataca la película es...no exactamente el uso (y abuso) del paisajismo, que puede ser más o menos forzado, sino la iluminación concreta que tienen esas escenas. Muy natural, muy oscura, apagada...y que crea así una sensación de intimidad mucho mayor. Es curioso ver hasta que punto se nota la influencia de otro tipo de sensibilidad en la pantalla, como es en este caso la de los latinoamericanos Rodrigo Prieto y Gustavo Santaolalla, autores de la fotografía y la música respectivamente (y que ya contribuían con su genial creación de ambiente a una película como 21 gramos, otra de las que te ahoga con su ambiente irrespirable)



Los dos actores están muy bien, y el que mejor, sorpresivamente para mí, Heath Ledger, aunque un doblaje un poco raro le haga en este caso algo de daño. Como todas, habrá que revisarla en versión original a ver, aunque sospecho que ambos van a tener más éxito en los oscars del que han tenido en los Globos de oro. Y también creo que lo tendrá la propia película, por mucho del tema polémico y todos esos rollos. Una historia tan bonita y que derrumba de esta forma toda la mitología masculina del western...no se ve todos los días.

En fin, un 10.